banner2
bandera

ball02 Expo Control de Plagas

bullet3 Plagas de Interés Sanitario

ball02 Bolsa de Trabajo 

ball02 Normatividad

ball02 Boletines Informativos

ball02 Secretaría de Salud México

1anidot3a0 Laboratorios

1anidot3a0 Distribuidores

ball02 Estatutos   new

1anidot3a0 Afiliate

1anidot4a0 Cuotas

ball02 Becas

ball02 Cursos

1anidot3a0 Mesa Directiva

1anidot3a0Consejeros Nacionales

1anidot6a0 Sitios de Interés

1anidot3a0 Libro de Visitas

 

Directorio

Donato Guerra No. 1-106 Col. Juárez México, D.F.

 Tels.     55 92 00 92

           55 66 44 79

01 800 713 9000

 

Envianos tu comentario

ASOCIACION NACIONAL DE CONTROLADORES DE PLAGAS URBANAS, A.C.

Preparados Cumplimos Mejor

Socios de la ANCPU

Contráte Servicios Profesionales

Plagas de Interés Sanitario

¿Tiene problemas con Plagas?

Capacitación en Línea

Capacitación en Línea

Revista el Controlador

Revista el controlador

Alacranes de Michoacán

Aspectos de Ecología y Control

M.C. Javier Ponce Saavedra

Facultad de Biología

Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo

Introducción

Alacrán palabra que deriva del árabe "al-agrab" que significa "el escorpión" y la palabra escorpión derivada del latín "scorpio" (Monroy y Monroy, 1961), son utilizadas para denominar a los arácnidos más antiguos de los que todavía se tienen representantes vivos. En México, les asignamos comúnmente la palabra "alacrán", aunque en algunas regiones también se utiliza el término "escorpión", reservándose éste, para alacranes de gran tamaño que consideran sumamente peligrosos.

Los alacranes pertenecen al Orden Scorpionida, de la clase Arácnida (Tabla 1). Se caracterizan por tener un cuerpo con tres regiones bien definidas:

    (a) El prosoma o cefalotórax (Lámina 1), en el que se encuentran la cabeza y el tórax fusionados. Porta los apéndices alimentarios (quelíceros y pedipalpos) y los caminadores (patas), además de concentrar las estructuras sensoriales como los ojos medios y laterales así como los tricobotrios, que son pelos sensoriales localizados en mayor proporción sobre la superficie de los pedipalpos (Figura 1) los que para la taxonomía del grupo son de gran importancia. Ventralmente se observa el opérculo genital y los peines (Lámina II), estructuras estas últimas que caracterizan al grupo y le hacen ser único dentro de todos los arácnidos. Los peines son estructuras fundamentalmente sensoriales que tienen una importante participación durante el proceso reproductivo de los alacranes.

    (b)El mesosoma o preabdomen, en el que dorsalmente se distinguen siete placas con diversos patrones de colores y estructuras ornamentales como quillas, gránulos, punctuaciones, etc. Ventralmente puede tener setas y algunos procesos cuticulares además de los espiráculos u orificios respiratorios (Lámina II) y finalmente (c) el metasoma o postabdomen, más comúnmente llamada "cola", formada por cinco segmentos de forma y apariencia variables (Figura 2) y

    (c)Un telson representado por la vesícula y el aguijón.

Los alacranes son de los animales terrestres más antiguos, ya que se tienen registros de ellos desde el Silúrico, el cual comenzó hace aproximadamente 438 millones de años. Desde entonces, su aspecto era muy semejante al de los actuales, lo que sugiere que las formas ancestrales tuvieron su diferenciación en épocas anteriores a las de los estratos donde se les encuentra como fósiles (Vázquez, 1987). Son artrópodos cuya importancia médica y biológica ha hecho que a pesar de ser un grupo relativamente pequeño (con aproximadamente 1500 especies descritas), se le haya dedicado gran atención.

El orden actualmente está compuesto por 16 familias: Bothriuridae, Buthidae, Chactidae, Chaerilidae, Euscorpiidae, Diplocentridae, Heteroscorpionidae, Ischnuridae, Iuridae, Microcharmidae, Pseudochactidae, Scorpionidae, Scorpiopidae, Superstitioniidae, Troglotayosicidae y Vaejovidae, además de 42 familias ya extintas. De los vivientes de acuerdo con el catálogo mundial de alacranes, existen 1259 especies y 356 subespecies agrupadas en 115 géneros (Fet et al. 2000). Por otro lado, su antigüedad así como su historia evolutiva les hacen organismos muy atractivos para hacer estudios ecológicos, biogeográficos y de comportamiento que permitan una mejor comprensión sobre los mecanismos adaptativos y procesos evolutivos en los artrópodos (Polis 1990a).

Debido a la importancia médica que tienen los alacranes, es relevante conocer su situación en las diferentes regiones en las que su presencia puede considerarse como un problema de salud pública. Los estudios regionales para alacranes, como para muchos otros grupos de artrópodos, son necesarios en función de que muchas especies se están descubriendo gracias a la utilización de la luz UV (sobre todo aquellas cuya actividad solo es nocturna y además presentan conductas de amadrigamiento y poca actividad para cazar), lo que hace que la sistemática del grupo sea actualmente muy dinámica, lo mismo que la actualización de inventarios y distribución de las especies.

En nuestro país, el estudio de los alacranes es aún pobre en los que se refiere a las faunas regionales, razón por la que el trabajo en localidades pequeñas y de características ambientales definidas ayudará a un mejor conocimiento de las asociaciones faunísticas locales y en consecuencia una mejor comprensión de la escorpiofauna y las comunidades en que ellos se encuentran.

Aspectos biológicos

El ciclo tiene grandes tiempos generacionales. En el caso de los alacranes de Michoacán, sabemos que Centruroides infamatus y Centruroides limpidus tienen ciclos anuales; es decir, que desde que nacen hasta que son activos reproductivamente transcurre un año. Sin embargo, la longevidad debe ser mayor, sobre todo en hembras, las cuales se han registrado participando en más de un evento reproductivo (Ponce et al. 2000) (Figura 4). Este comportamiento se había mencionado previamente para especies de Buthidae (Centruroides, Tityus e Isometrus), sin que aún se tenga un consenso sobre su interpretación como estrategia adaptativa.

LAMINA 1. Esquematización de las principales características de un alacrán en vista dorsal

LAMINA II. Esquematización de las principales características de un alacrán en vista ventral

alacran4

Figura 1. Patela de Vaejovis nigrescens mostrando el arreglo de tricobotrios (representados solo por su orificio de inserción)

 

Ubicación de tricobotrios

Figura 2. Cola de Centruroides pallidiceps

mostrando sus cinco segmentos, la vesícula y el aguijón

alacran3

Continuación